Convierten el dióxido de carbono en combustible líquido

Científicos crean una máquina que convierte el dióxido de carbono en combustible líquido de manera cíclica.

Mientras que muchas personas se desgarran las vestiduras gritando que la tecnología es la principal causa de contaminación y daño en el planeta, otras mientras tanto buscan y resuelven esos problemas con el conocimiento, la ciencia y si, la tecnología.

Científicos del laboratorio de la universidad de Rice, han ideado una forma de tomar el dióxido de carbono y convertirlo en combustible líquido. El dispositivo utiliza un reactor catalítico para transformar el gas de efecto invernadero en ácido fórmico, un reactivo químico importante que también se encuentra en el veneno de abejas y hormigas.

«El panorama general es que la reducción de dióxido de carbono es muy importante por su efecto sobre el calentamiento global, así como para la síntesis química verde», dice el investigador principal Haotian Wang Wang, ingeniero químico y biomolecular en Rice, en un comunicado de prensa. «Si la electricidad proviene de fuentes renovables como el sol o el viento, podemos crear un circuito que convierte el dióxido de carbono en algo importante sin emitir más». Las pruebas revelaron que el ácido fórmico producido puede almacenar casi la mitad de la energía creada durante el reacción.

Científicos de la Universidad de Rice y su innovación para convertir el CO2 en combustible líquido.

El ácido fórmico se puede usar de varias maneras. El líquido incoloro y picante tiene cualidades antibacterianas y puede usarse como conservante, según el Centro Nacional de Información Biotecnológica. Lo más importante es que se puede usar como combustible para una pila de combustible que, cuando se quema, emitirá dióxido de carbono que se puede recapturar y usar para producir más combustible. Básicamente crea un circuito cerrado.

Dos innovaciones permitieron a los científicos desarrollar mejor esta tecnología. Primero, utilizaron un catalizador hecho de átomos de bismuto, que son mucho más estables que los átomos de metales de transición como el cobalto, el hierro o el cadmio. Además, este tipo de catalizador se puede reproducir a una escala mucho mayor.

Luego, los investigadores desarrollaron un tipo de un nuevo tipo de electrolito de estado sólido que no requiere agua salada. Típicamente, para reducir el dióxido de carbono, el agua mezclada con sales como cloruro de sodio o bromuro de potasio se usa como electrolito. Este método es menos efectivo porque el ácido fórmico se une con la sal, y puede ser extremadamente costoso y requerir mucho tiempo eliminar estas sales más tarde.

Cuando se probó, el reactor funcionó con éxito durante 100 horas sin degradarse, según el comunicado. La rapidez con que se bombea agua a través del reactor determina qué tan concentrada estará la solución de ácido fórmico. Wang espera que en el futuro, la tecnología pueda producir otros productos útiles como el etanol y el ácido acético.

Muchas innovaciones como esta pueden ayudar a descontaminar el planeta y mostrar que la tecnología utilizada de forma correcta es muy útil para todos los seres vivos.

Fuentes: Popular Mechanics, Rice University

Filamentos para impresión 3D 100% biodegradables.

Comparte con tus amigos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *